Ximo Puig: un lermista como adalid de la renovación en el PSPV
Análisis comunicación política & Colaboraciones en medios & Elecciones

Ximo Puig: un lermista como adalid de la renovación en el PSPV

11/11/2011

Entrada publicada en el Especial Elecciones de Valencia Plaza.


ximo-puigPese a sus años de andanzas dentro del partido, Ximo Puig no renuncia a ser la figura que se asocie con la renovación del socialismo valenciano.

Cuando sonríe su mirada cansada se reduce a la mínima expresión de un fina línea parapetada detrás de sus gafas. Su barba canosa contrasta con su pelo ligeramente más oscuro y su expresión suele ser siempre afable y campechana.

Ximo Puig nació en Morella hace 52 años y hoy en día es una de las figuras más conocidas del socialismo valenciano. Fue de los pocos candidatos que salió indemne de la debacle electoral que sufrieron los socialistas el pasado 22 de mayo (mantuvo la mayoría absoluta mejorando incluso su porcentaje de votos con respecto a 2007).

Tras una breve trayectoria como periodista, Ximo Puig fue elegido diputado autonómico y de Cultura en la diputación de Castellón con tan solo 24 años. Pero poco tiempo después dimitió de ambos cargos para formar parte de los órganos de poder del partido, como responsable de cultura y educación de la comisión ejecutiva del PSPV.

Le costó un tiempo llegar a la alcaldía de su ciudad natal (se presentó por primera vez en 1983 y, aunque siempre obtuvo acta de concejal, no fue elegido alcalde hasta 1995), pero una vez en el cargo, nadie ni nada han conseguido desbancarlo.

Entre 1986 y 1995 compatibilizó su trabajo en el ayuntamiento con diferentes cargos en la Generalitat Valenciana, entre ellos el de jefe de gabinete del entonces presidente Joan Lerma. Desde ese momento no ha logrado deshacerse de la etiqueta de lermista en el magma de familias socialistas que conviven bajo las siglas del PSPV.

A lo largo de su trayectoria política, Ximo Puig se ha convertido en una rara avis del socialismo castellonense en una provincia cada vez más teñida de azul y con un marcado sello político, bajo la figura del hasta hace poco presidente de la Diputación Provincial Carlos Fabra.

No obstante, pese a su consolidado éxito electoral en el ayuntamiento de Morella y a su peso estratégico dentro del partido, Puig no consiguió hacerse con la secretaría general del PSPV en el XI congreso del partido, celebrado en septiembre de 2008, en el que un joven y desconocido Jorge Alarte le arrebató el puesto por tan solo veinte votos de diferencia.

Este estrecho margen de victoria ha dejado lastre en los socialistas valencianos, traducido en una serie de batallas internas que los ha alejado de la realidad externa al partido. Así pues, tras la derrota histórica de los socialistas en las pasadas elecciones autonómicas, el sector lermista, con Puig al frente, evitó la dimisión de Alarte -pedida a gritos por una parte considerable del partido- a cambio de que el exalcalde de Alaquás aceptara la recuperación de poder de esta histórica “familia”.

En las próximas elecciones generales Ximo Puig será el candidato socialista que encabezará la lista de Castellón al Congreso de los Diputados, además del coordinador de la campaña electoral. Muchos son los que ven en este doble protagonismo otra devolución de favores por parte de Alarte.

Acusado por el PP en varias ocasiones de pro-catalanista por su defensa del territorio y de la unidad de la lengua catalana, Puig ha manifestado, si bien tímidamente, en algunos foros que los socialistas deberían fortalecer su perfil valencianista, aunque no ha marcado una línea clara en este aspecto.

Algo por lo que sí ha luchado con intensidad es por ligar su figura -claramente vinculada a un pasado mejor del PSPV- a la construcción del “nuevo socialismo”, encarnando la paradoja de que sean los de siempre los que enarbolen la bandera de la renovación del partido. Quizá uno de los síntomas de este afán de autorrenovación haya sido su adaptación a la política 2.0. Así pues, Ximo Puig cuenta con un blog propio -poco activo y en el que explica su biografía en tercera persona- y perfiles en Facebook -con página incluida-, Twitter y álbum de fotos en Picassa.

Si las encuestas no van muy erradas, el número uno de los socialistas de Castellón obtendrá su acta de diputado nacional. A partir de entonces quedará por ver si Puig vuelve a la artillería e intenta competir de nuevo por la secretaría general del PSPV, o bien si adopta una postura más cómoda con otro cargo interno del partido que le permita mantener su influencia en él, ya sea la disfrutada históricamente o una renovada.

0

Follow Sandra on

A %d blogueros les gusta esto: