Ni china ni abogada
Análisis comunicación política & Elecciones

Ni china ni abogada

31/10/2010

Supongo que con el titular de este post ya habréis entendido todos que soy valenciana y periodista, ¿verdad? ¡Sí, hombre, sí! Si está clarísimo: cuando una dice lo que no es, enseguida sabe la gente lo que eres realmente.

Porque si no eres ni de derechas ni independentista, ¿eso quiere decir que eres de izquierdas y españolista? ¿De extrema izquierda radical?, ¿de izquierda, pero un poquito más a la derecha? Y con respecto al grado de nacionalismo, si no eres independentista, ¿eres de los que abogan por recuperar las antiguas colonias españolas? ¿O quizá hace referencia a la sosa expresión de “centrista y tan español como catalán”?

Ni-Ni

La afirmación mediante la negación encierra una falacia, figura retórica de uso común en el lenguaje cotidiano y de la que se suele abusar bastante en política.  A grandes rasgos, se trata de un argumento falso, pero aparentemente verdadero (no ser de derechas no significa necesariamente ser de izquierdas, pero da el pego).

Y más allá de análisis lingüísticos, me sorprende que se presuma de ejercicio de transparencia e ideas claras, cuando realmente no se ha dicho SOY tal, tal y tal. Claro que ni lo hace el PSC ni lo hace CiU, que son los dos grandes partidos catalanes y por tanto los que necesitan más que nadie la ambigüedad. Otros partidos más minoritarios en Cataluña, como ERC o el PP se identifican más claramente con unos argumentos concretos porque saben que sus votantes son más homogéneos ideológicamente.

Los partidos de masas han cedido el paso a los partidos catch-all, que intentan aglutinar el mayor número de votos, vengan de donde vengan. Además, en Cataluña no contamos solamente con el eje izquierda-derecha, sino con el eje España-Cataluña. Y como dice el maestro Joan Botella, lo que importa en la distribución de partidos en los ejes no es tanto el punto cardinal como el ordinal. Es decir, que el elector optará por el partido que le sea más próximo dentro de cada eje.

Finalmente, volviendo al material del PSC, también considero que se ha pensado como herramienta de ataque al principal partido de la oposición, sin necesidad de hacerlo patente: hago como que me defino, para echar en cara al vecino que él no se define, y de paso aprovecho para ocupar espacio en los medios.

 

0

Follow Sandra on

A %d blogueros les gusta esto: