El cierre de campaña de PSC y CiU
Actos y congresos & Análisis comunicación política & Elecciones

El cierre de campaña de PSC y CiU

27/11/2010

El viernes fue mi primera vez… Con un socialista. En el Palau Sant Jordi. Y, sinceramente, no vi la magia que algunos dicen que tiene este momento… Así que ayer volví a repetir. Con un convergente. En el mismo lugar… Fue más triunfalista y emotivo, pero tampoco me llegó a convencer…. Quizá es que yo sea demasiado exigente, pero tenía más expectativas puestas en los primeros mítines presenciales de mi vida… 

EL PSC

Rosa Maria Sardà fue la encargada de romper el hielo en el mitin del PSC del viernes, tras la reproducción de un vídeo donde diversas caras por todos conocidas daban apoyo a José Montilla.

Jordi Hereu hizo un breve discurso de apoyo al President. Corto, claro y directo. A continuación dio paso a Carme Chacón, quien hizo su intervención en castellano y comenzó criticando el controvertido videojuego del PP y el vídeo de CiU donde un joven disfrazado de España le robaba la cartera a los catalanes. Su frase más contundente fue sin duda: “dicen los de convergencia que mañana van a llenar este Palau y a lo mejor es verdad, tal vez sí, pero nosotros sabemos que sus amigos vaciaron el otro”. Finalmente, cerró su intervención volviendo de nuevo a los vídeos electorales y en concreto al de Joventuts del PSC: “voy a votar con convicción, con gusto, pero el vídeo es demasiado, President”.

Y entró Felipe González… y el Palau Sant Jordi vibró como en ningún otro momento de la noche, a gritos de “Felipe”, “guapo” y “presidente”… Es tal la euforia que despierta este hombre entre las mujeres que en algún momento pensé que le lloverían tangas y sujetadores… Además, comenzó su discurso con una mención especial al papel de la mujer en la sociedad de hoy. Enseguida se pasó a sus consabidas batallitas con Aznar y advirtió: “yo como no estoy gobernando, puedo decir lo que me dé la gana”. Así que empezó a divagar sobre Europa y la economía y perdió una oportunidad de oro para entonar otro tipo de discurso más carismático y movilizador.

Montilla apareció en escena dando las gracias a toda la gente que le había ayudado en la campaña y a los presentes en el mitin –con mención especial a los 2.0. Hizo una petición para movilizar a la gente a salir a votar en masa y comenzó una alegoría parafraseando a Marx: “un tsunami de dretes recorre Europa”. Presentó su propuesta política como el espigón capaz de frenar ese tsunami conservador, que enseguida ligó a CiU y el PP. Hizo su intervención de manera calmada y más o menos segura, pero le faltaba entusiasmo. Además, el hecho de que no fuera él quien cerrara el mitin le restó protagonismo.

En su lugar, Zapatero clausuró el acto, con una referencia a Haití que podría haber hecho en cualquier otro momento, pero que sin duda no era un buen comienzo de discurso…  Hizo las correspondientes críticas a CiU y al PP y bromeó con la idea de que si gobernar un equipo era difícil, no quería saber cómo sería gobernar a tres. Tampoco la clausura fue la mejor, con una referencia al Barça-Madrid y a su preferencia por el equipo catalán, ya que podría haber utilizado ese momento para lanzar una buena frase que calara entre el electorado.

CiU

En el caso de CiU, la introducción al sarao la hizo el cómico catalán Pep Plaza, quien ya había intervenido en anteriores mítines imitando a Pujol. A continuación hubo una actuación musical que hacía referencia a la integración de los inmigrantes en Catalunya y como guinda apareció en escena Pep Sala, que dio un toque melancólico al ambiente con la mítica canción de “boig per tu” – momento en el que casualmente las cámaras enfocaban las tiernas miradas de Artur Mas y su mujer.

Joana Ortega fue la primera en lanzar su discurso y no tardó en hacer referencia a ¿un tsunami? ¡Sí! Pero en este caso se trataba del tsunami del cambio que está a la vuelta de la esquina y que ellos propiciarán.

Quien le escribiera el discurso a Xavier Trias lo hizo un poquito a mala leche, ya que estaba plagado de erres a comienzo de palabra y recordaba a la mítica película de La vida de Brian. Leyó demasiado y eso le hizo dar mal en cámara, aunque consiguió emocionar a Madí con un agradecimiento especial por su papel en la campaña. Por último, Trias aprovechó la ocasión para decir que el cambio continuará con la alcaldía de Barcelona.

A continuación fue el turno de los candidatos por Lleida, Girona y Tarragona: Albert Batalla, Santi Vila y Josep Poblet, con discursos cortos y bastante bien estructurados, donde destacó sin duda el candidato de Lleida con un tono firme y una buena escenificación de un discurso trabajado previamente.

Entonces le tocó a Pujol, quien se ganó una gran ovación de los asistentes. Pero entre el eco, la mala sonorización del mitin y lo poco que vocaliza este señor, era imposible seguirle una palabra. No obstante, se ganó al público igualmente y tuvo un momento entrañable en el que se perdió y echó las culpas a Marta por desconcentrarlo.

Duran i Lleida entonó el discurso más crítico de todos. Cada vez que nombraba a algún contrincante, especialmente al PSC, el público pitaba, hasta que llegó a pedirle que se limitara a aplaudir. Creo que sorprendió a todos el hecho de que destacara la rivalidad existente en las últimas elecciones entre él y Artur Mas, pero supo aprovechar el ejemplo para resaltar la buena relación actual entre ambos.

21:00… Comienza el telenoticias y Artur Mas, casualmente, salta al escenario. Hizo gala de haber hecho una campaña limpia, agradeció la ayuda recibida y reconoció que su sueño político sería ser “al menos la mitad de valorado de lo que ha sido el President Pujol”. Su alegoría en este caso tuvo connotaciones marineras y habló de una travesía difícil con tiburones blancos hasta llegar al destino final. Mas hizo uso del storytelling con una referencia a su hija y en todo momento entonó un discurso en clave presidencialista. Al mismo tiempo destacó la necesidad de ir a votar para conseguir la victoria y pidió el voto útil para su partido. “Quan més gran siga la majoria que tinguem diumenge, rebem-la amb major humilitat”… Fue una de las mejores partes de su discurso, con una estructura repetitiva y emotiva,  que cerró con un “espero saber fer-ho bé”.

Sin embargo, la guinda del mitin fue el último agradecimiento de Artur Mas, que le dio un toque de final made in Hollywood… Fue cuando agradeció a Elena, su mujer, todo el apoyo que le estaba dando. Mas se emocionó y su mujer subió al escenario a darle un abrazo y un beso. Ofreció una imagen de estilo americano Presidente-Primera Dama.

Y el tono emotivo que tuvo el final del acto llegó a su culmen cuando empezó a sonar el himno de “Els Segadors”. La cámara registró la imagen colectiva de los candidatos cantando bajo una alud de confeti y serpentinas.

 

Recapitulando ambos mítines, destacaría los siguientes puntos en común:

–       Presentación de un personaje del mundo artístico catalán. Conecta con el público, da un toque desenfadado al acto y transmite la idea de que el candidato es alguien valorado por la jet set de la cultura catalana.

–       Intervención de “viejas glorias del partido”. Son un clásico que nunca falla y que contagian eso que denominamos “carisma”.

–       Ambiente festivo con actuaciones musicales para calentar el ambiente.

–       Algunos discursos eran demasiado largos y “zigzagueantes”, por lo que se tornaban aburridos y te hacían desconectar.

–       Ambos partidos hicieron uso de alegorías y de la idea de tsunami, pero con connotaciones totalmente opuestas.

–       Tanto PSC como CiU apostaron por colocar el escenario en medio del público, aunque le dieron el uso tradicional de mirada al frente en dirección a las cámaras. Nadie aprovechó la sensación de cercanía que puede transmitir un escenario circular rodeado de gente.

–       Destaca el papel de las juventudes de los partidos: son los más eufóricos, los más originales y los que han apostado por la cobertura 2.0 –y no sólo tradicional- de los mítines.

–       Un punto que no depende de los partidos pero que siempre tiene su gracia son los carteles de apoyo que lleva la gente a los mítines. Están los tradicionales que destacan la procedencia de los simpatizantes, pero esta vez me quedo con, para el PSC: “els xinesos catalans voten socialistes” (idéntico cartel –cambiando la nacionalidad, claro- para los rumanos) y para CiU: un cartel donde ponía “guapo” pintado con los colores de la señera.

Gracias especialmente a Jordina y a Roc por invitarme a la zona 2.0 y darme la oportunidad de vivir un mitin desde dentro.

 

0

Follow Sandra on

A %d blogueros les gusta esto: