¡Corre, Mariano, corre!
Análisis comunicación política

¡Corre, Mariano, corre!

11/04/2012

Últimamente, cada vez que leo la prensa, me paro a pensar si lo que estoy leyendo es cierto o política ficción. Pero, en efecto, señores, ¡tenemos un presidente del gobierno cuya realidad es mucho más surrealista que una película de Terence Mallick!

A menudo suelo comentar que el sentido común escasea en política y que con una mínima dosis nos iría mucho mejor, pero nuestro actual gobierno prefiere darnos un poco de vidilla entre tanta crisis económica. Porque cualquier persona con dos dedos de frente recomendaría a un presidente del gobierno cosas tan lógicas como:

–       En momentos de especial crispación y medidas que imponen duros sacrificios al grueso de la población, como mínimo, potencia tu política comunicativa para fomentar la transparencia e intentar explicar al detalle cada decisión. Lo que en Rajoy se traduce en: nunca doy ruedas de prensa y, si hay algo que necesita ser explicado obligatoriamente, mando a Soraya, que así nadie me podrá tirar en cara que no doy visibilidad a la mujer en mi gobierno. Sobre este aspecto, recomiendo el genial artículo de Guillermo López en el que compara al estrategia de Rajoy con la del entrenador del Real Madrid, José Mourinho.

–       No trates a los ciudadanos como si fueran idiotas. No lo son. Captan los eufemismos, sobre todo si son tan descarados como llamar ahorro a un recorte. También se dan cuenta cuando intentas ocultar una información de especial relevancia tras titulares como “reunión con el equipo económico”… Ah, y explicar noticias de la magnitud de los recortes aplicados en educación y sanidad a través de una nota de prensa es cutre y cobarde.

–       Pero el colmo de la cobardía sería huir de la prensa, algo que no tiene ningún sentido, puesto que no comen –por mucha fama de devora canapés que tengan- y que, si uno se prepara los temas, puede contestar alguna cosa, aunque sea tirando balones fuera. Sin embargo, el vídeo que enlazo a continuación demuestra que esto tampoco se lo ha recomendado nadie al presidente. La frase de: “por favor, bajen los micrófonos”, como quien pide a su adversario que se desarme, es muy representativa.

Un brevísimo ABC comunicativo –no confundir con ese diario que últimamente intenta vender a golpe de portada sensacionalista- en el que Rajoy solo se queda con la última letra, la ce de correr… Con lo que le gusta, debería pensar en dejar las clases de inglés y comprarse unas buenas zapatillas para cuando se encuentre con Angela Merkel. Eso sí, debería saber ya a estas alturas que, por mucho que huya, no podrá escapar de las palabras; de todas aquellas que en estos momentos le dedican aquellos periodistas a los que no quiso atender ayer.

0

Follow Sandra on

A %d blogueros les gusta esto: