Cartas de amor para los votantes
Análisis comunicación política & Storytelling

Cartas de amor para los votantes

11/01/2011

Cuando voy a casa de mis yayos siempre trasteo fotos y libros antiguos. Siempre encuentro algo fascinante, olvidado bajo el polvo, que me pide a gritos que le rescate: esa foto en blanco y negro donde reconoces a los ancianos del pueblo entre un grupo de pequeños renacuajos, una postal de Benidorm como lo último en destinos turísticos, un libro con anotaciones de mi bisabuelo…

Mi bisabuelo era un gran lector. Nunca le conocí, pero dejó pilas de libros encuadernados con papel de periódico, con su nombre y la fecha de compra en la primera página. Estoy segura de que alucinaría si pudiera conectarse, aunque sólo fuera una vez, a Internet. Incluso mi abuela, que es una mujer muy espabilada, pidió que le regaláramos “un mensaje de esos del ordenador”, cuando mi hermano le enseñó cómo nos escribíamos e-mails entre nosotros.

Uno de los libros que encontré y me agencié rápidamente fue un divertido Manual de cartas de amor, de 1969, que refleja las convenciones sociales y formas de hablar de la época. Fue escrito por Alfonso Bermúdez Manzanera y contiene diversos ejemplos de cómo declarar por escrito el amor que un hombre siente por una joven mujer; declaraciones amorosas de una joven a un señorito; cartas de amor a un soldado… así como modelos de respuesta, tanto afirmativa como para dar castañas a la persona que nos profesa su amor sinceroCartas de amor

Además de los modelos de carta, contiene poesías de amor por todos conocidas y una serie de consejos para dominar el arte de enamorar.

Aunque expresados con un lenguaje arcaico y claramente machistas en el caso de la mujer, creo que estos consejos son también aplicables a cualquier candidat@ que quiera enamorar a su público o, sin tantas expectativas, proyectar una buena imagen.

Reproduzco el texto original en cursiva y mis comentarios en letra redonda.

CONSEJOS PARA EL HOMBRE

Sinceridad. Procura que jamás te descubran mintiendo. Eso apagaría el amor de la más bondadosa de las mujeres.

Y cabrearía a más de un votante. Aunque en general todos tengamos memoria de pez y olvidemos pronto las mentiras o traiciones de algún candidato o cargo electo, no es demasiado elegante y, hoy en día con Internet, siempre hay alguien que acaba haciéndote el típico power point con “tus mejores momentos”. ¡No intentes engañar al votante con promesas que no tienes intención de cumplir!

Vístete bien. No es necesario gastar mucho dinero en ropa. Lo importante es la limpieza y pulcritud que favorecen a todo el mundo.

Sin duda la imagen cada vez cobra más fuerza. No es necesario que todos los candidatos tengan un asesor de imagen –sobre todo en partidos sin recursos y en pequeños municipios- pero se debe intentar vestir aquello que más favorezca, buscando el estilo propio y adaptándonos al contexto de cada acto o lugar al que asistimos.

 

Honradez. Que nunca la mujer amada pueda sospechar que no eres honrado. Eso destruiría para siempre sus ilusiones.

No debería ser necesario recordárselo a ningún político: la honradez es clave. Un cargo electo es la traducción de miles de ilusiones depositadas en un voto. Los casos de corrupción son despreciables y sólo alimentan la desafección ciudadana.

 

Cuida tu cuerpo. Asea todo el cuerpo, dientes limpios y cabello bien peinado. Para ir limpio no hace falta ser muy rico.

Este consejo va en línea con el de la ropa. Ir súper fashion pero hecho un marrano no es nada in. Sobre todo los hombres, ¡cuiden las manchas de sudor de las camisas en verano!

 

Di siempre la verdad. En amor está permitido exagerar, pero no mientas abundantemente, porque eso desagrada al hombre, por buenas condiciones que posea.

Nos remitimos al consejo número uno. No mientas y, si exageras, modérate para que no te tilden de fantasmilla.

 

Debes ser galante. No sólo durante el noviazgo, sino siempre. Toda mujer merece tu respeto y tu protección. Cada día debes decir a tu novia o esposa algo agradable.

Debes cuidar siempre a tu electorado. No sólo durante la campaña electoral en la que dependes de su voto, sino siempre y en todo momento, tanto en un cargo de gobierno como en la oposición.

 

Trabaja. Hazte digno del amor de una mujer con tu laboriosidad. En tu carrera u oficio procura ser el mejor de todos.

La cola del INEM está saturada de gente que busca trabajo, así que aprovecha la oportunidad que se te brinda y trabaja por aquellos ideales en los que crees. ¡Todos te lo agradeceremos!

 

CONSEJOS PARA LA MUJER

No puedo resistirme a destacar de nuevo el tufillo machista de estos consejos. Todos los que se dan arriba y abajo son válidos para ambos sexos sin distinción.

Ha de ser honesta. Una mujer pierde a veces su buen nombre por simple coquetería o por inexperiencia. A los hombres hay que tratarlos amistosamente, si lo merecen, pero sin darles ninguna confianza.

Honradez y sinceridad. Ya lo hemos dicho antes.

 

Limpieza. En la mujer tiene la limpieza más importancia que en el hombre. Una muchacha pobremente vestida, será siempre mucho más agradable si va escrupulosamente limpia.

Sin duda, todos bien limpitos y aseados. Pero en igual medida. En este punto recomiendo la lectura de una entrevista del Magazine de este domingo, realizada a Catherine Hakim, sobre el capital erótico de las personas. ¡Muy interesante!

 

Modera tu genio. El hombre acude al lado de una mujer en busca de descanso. No lo importunes innecesariamente con tus pequeños problemas. Él ya tiene demasiados. Y no grites jamás.

Me quedaré únicamente con la última frase de esta recomendación… Hablando se entiende la gente. Es importante cuidar el lenguaje, el tono, el enfoque del discurso… Cada detalle es crucial para captar la atención del interlocutor y hacer que nuestras palabras sean memorables.

 

Distinción. Se consigue hablando en voz normal. No gesticules violentamente. Sé dulce y suave y serás una auténtica señora. Tu hogar debe ser un remanso de paz para el hombre que hayas elegido por esposo.

¿Y si ha decidido casarse con una mujer ya tiene derecho a gesticular violentamente? Obviemos de nuevo la parte superflua de este consejo y quedémonos con la importancia de cuidar el lenguaje no verbal, las declaraciones fuera de tono, las ironías fuera de contexto o los comentarios fáciles cuando parece que el micro ya está apagado…

 

No hables mal de nadie. Al hombre le produce una penosa impresión la mujer que siempre critica a los demás; la considera envidiosa y aun tonta. Hay muchas cosas interesantes de las que se puede hablar.

Sin duda, la persona que basa su discurso político únicamente en criticar al adversario acaba aburriendo soberanamente y pierde un tiempo precioso para exponer sus propias ideas, si es que las tiene, claro.

 

P.D. A día de hoy deberían publicar una edición actualizada del libro con consejos sobre cómo declararse en 140 caracteres o a través de Facebook. ¡Quizá alguien lo rescate del olvido dentro de cincuenta años y se monde con la mojigatería y el tono carca de los consejos.!

0

Follow Sandra on

  • XF

    Hola!
    Ja t’he dit coses pel FB.
    Ara, aquí, et dic que m’ha agradat molt el post.
    Una abraçada,
    XF

    • Sí, ja ho he vist i jo també t’he comentat. I ara per ací et dic que moltíssimes gràcies per llegir-me!
      Una abraçadeta,
      Sandra

A %d blogueros les gusta esto: